El ABC de los arreglos cardioides

(Parte II)

Arreglo tipo GRADIENTE

Este tipo de configuración consigue “limpiar” completamente la parte trasera, resultando una cancelación total teórica a 180˚ para todas las frecuencias.  En contraprestación, en la parte delantera, la suma no es igual para todas las frecuencias. Existe una frecuencia de suma máxima y las adyacentes van perdiendo nivel.

Se basa, al igual que con el END FIRED, en colocar un subgrave (o línea de subgraves) delante de otro. En este arreglo, variando la separación entre ellos y el delay aplicado al subgrave trasero, se puede desplazar la suma máxima a la frecuencia que interese. Se debe, además, cambiar la polaridad del subgrave trasero.  

El procedimiento de cálculo es idéntico al de la anterior configuración, aunque la frecuencia elegida en este caso será la que, en la parte delantera, consiga suma máxima por la aportación de los dos sistemas. Siguiendo la formulación anterior, podemos deducir la siguiente tabla:

Frecuencia suma máx. (Hz)657085
Separación (m)1,321,21
Delay (ms)3,843,52,91
Frecuencia corte LPF (Hz)<109<117<130

Debemos tener en cuenta que una octava por encima de la frecuencia elegida como suma máxima se encuentra un mínimo. Deberemos situar el filtro paso bajo antes del doble de dicha frecuencia elegida, evitando así el efecto de este mínimo en la banda a reproducir.

El siguiente ejemplo ilustra una configuración GRADIENTE sencilla, con dos unidades de SB-18 y con 85 Hz como frecuencia elegida para la suma máxima en el frente delantero:

Otras configuraciones

Otra de las configuraciones muy utilizada en los arreglos cardioides consiste en generar stacks de 2 o incluso 3 subgraves con alguno de ellos volteado. Aprovechando las pequeñas diferencias de distancia y, sobretodo, la diferencia de fase debido a la difracción, se puede aprovechar el volteado para conseguir cancelación en la parte trasera.

Para su ajuste es necesario servirse de analizador FFT de doble canal (tipo Smaart), midiendo con el micrófono en la parte posterior del sistema (zona de cancelación). Una vez medido y capturado el sistema que mira al frente, mediremos el volteado, añadiendo el procesado que sea necesario (nivel, ecualización, retardo, etc.) para dejar la misma respuesta en ambos sistemas, tanto en magnitud como en fase.

Una vez que son idénticos ambos sistemas en la parte posterior, solo queda invertir la polaridad del subgrave volteado, y comprobar cómo, efectivamente, hay una importante disminución de la energía emitida hacia detrás. También podemos comprobar como delante tenemos suma con respecto al sistema simple (sin subgrave volteado).

Este método es ideal en montajes donde no existe espacio para montar los arreglos anteriores, donde, apilando en vertical somos capaces de eliminar energía trasera de forma muy considerable. Si se necesita tener más presión delante y se dispone de más unidades, también es posible apilar dos unidades hacia el frente y solo una para conseguir el cardioide. Las dos unidades que miran al frente compartirán procesado y el subgrave volteado tendrá otro procesado independiente.

Compartir el post